· 

Mamá, Guía o Maestra... ¿Rol de vida o del aula?

Todas conocemos al animal tan imponente como lo es el elefante, un animal poderoso, fuerte, extraordinario, que tan solo al nacer llega a pesar 120 kilos, con una de las habilidades mentales más extraordinarias como lo es la memoria, ¿Cómo es entonces que un animal tan majestuoso puede estar atado a una estaca de palo de tan solo 60 cm de alto y no intentar huir?....

 

La respuesta puede ser sencilla, pues desde el momento en que nace hazle creer que “no podrá” y el resto de su vida “no podrá, aceptará su impotencia ante los hechos y se resignará a su destino”

 

Muchos de nosotros al nacer, somos como ese elefante, que según las primeras instrucciones que nos den en la vida, son las que irán determinando cuál grande o pequeña será la estaca que veremos determinar nuestro destino, sin embargo estas lecciones de vida o aprendizajes por muy significativas que sea, ¿de quién están a cargo? De los padres?... de los maestros? O de los guías temporales que se van cruzando en nuestra vida, tales como amigos, familiares, extraños, incluso las mascotas?...

 

La respuesta sigue siendo una incógnita, pues algunos podrán decir que de los padres, otros, que de los maestros, que de ambos, o quizás responderán que dependerá de la edad del alumno. Sin embargo dentro de este juego de pasar la bolita entre papás y maestros, sobre quién tiene la razón o la responsabilidad, debemos aceptar el hecho de que somos quienes somos y que todo, absolutamente todo, lo que hemos vivido, ha valido la pena, por ser, quienes somos ahora, por bueno o malo que haya sido, lo que nos diferencia de cualquier animal es el saber “Razonar” y poder de “elegir”.

 

Es tu decisión, tu elección, con cuál de esas “creencias” te quedas y si  esas “creencias” te funcionan para seguir, crecer y trascender. Sin embargo dentro de todo este juego de creencias y decisiones, hay algo claro que debemos definir, por lo cual pregunto abiertamente, ¿Quién creen ustedes que es el responsable de las principales lecciones de vida de todos y cada uno de nosotros, lecciones que a su vez impactarán a  una sociedad? Los padres o los  maestros?.

 

Antes de responder ante este cuestionamiento, creo que debemos de tener muy claras las características, que debe de tener la persona indicada para proporcionar esas lecciones de vida, pues de no tener bien identificadas esas características de cómo elegiremos a la persona “ideal”… Principalmente esta persona debe de tener la vocación de servicio, debe promover y ser ejemplo ya que su labor juega un papel importante ante la sociedad, debe facilitar el aprendizaje, debe ser guía, saber empatizar,  requiere dar su máximo esfuerzo, dedicación, sacrificio, constancia, trabajar bajo diversas circunstancias e improvisar ante las carencias, debe ser promotor de la salud, de los valores, la disciplina y el amor, y por supuesto que no debe olvidarse de lo más importante, que es, dotar de las herramientas necesarias para la vida y crear un aprendizaje significativo que lo haga vivir, sentir y pensar por sí mismo.

 

Ahora, quién creen ustedes que sea la persona indicada para ejercer ese rol tan importante? Son los padres o los maestros?...

La respuesta correcta es… AMBOS, puesto que ambos intervienen en el desarrollo del niño, ambos proporcionan herramientas para la vida, ambos deben actuar con el ejemplo, pues su principal labor es pulir y transformar el tesoro que tienen en las manos, y convertirlo en algo extraordinario, que hará la diferencia en la sociedad.

 

En este rol trascendental para nuestros hijos, nuestros alumnos, para nuestra sociedad, es muy importante trabajar en un sentido de vida, que haga entender un para qué hago las cosas, en un autoconocimiento, en trazar un mapa de vida que desgraciadamente pocos tenemos estructurado.

 

Desde mi experiencia, como mamá y como maestra, he podido, aprender que es un mismo rol, no solo por la profesión que desempeño sino por la labor de integrarme en la vida tanto de mi hija como de mis alumnos, pues con mi hija he tenido que ejercer la labor de mamá, siendo su guía en su nuevo conocimiento dejando bases sólidas en los valores, regulando su forma de socializar y que de mi depende enseñarle en sus primeros años a valorarse, amarse y respetarse todos y cada uno de sus días, sin embargo, en mi rol como maestra, con mis alumnos es igual, he de forjarlos en su carrera, he de convertirme en su guía en los inicios de su vida profesional, guiarlos para actuar con los valores que la ética marca para la profesión que han elegido. Es en base a esto que he logrado identificar que existen 4 pilares fundamentales para ejercer un rol integral que me permita cumplir tanto como mamá como maestra:

1)forjarlos en valores y ética claras,

2)establecer una comunicación asertiva y un liderazgo,

3)relacionarme con empatía y objetividad y

4)siempre actuar con pasión y convicción. 

 

Son muchas las estacas emocionales o mentales que se pueden tener, algunas pueden ser fáciles de identificar, otras serán más complicadas pues están tan arraigadas que ya las vemos de una manera muy natural,

 

Es por eso que yo las invito a deshacerse de las estacas emocionales, que solo obstaculizan su crecimiento, a convertirse en esos seres extraordinarios, majestuosos y fuertes que son, a convertirse en mamás y maestras de vida, dejando un legado de excelencia en quienes las rodean, de manera directa o indirecta, ya sea consciente o inconsciente.

¡Porque ser mamá, guía o maestra no es solo un rol del hogar o del aula, es un rol de VIDA!

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    resi (miércoles, 08 agosto 2018 16:20)

    Hola guapa, me ha parecido muy buena metáfora la del elefante, es verdad que las primeras instrucciones pueden marcarnos de pequeños, me gusta que nos des tu perspectiva como madre y maestra, es bueno ver tu perspectiva y los cuatro pilares fundamentales, intentare deshacerme de estacas emocionales, que seguro que las tengo!

  • #2

    Mi meta, tu salud. Carolina (sábado, 11 agosto 2018 20:01)

    ¡Hola!
    Impresionante la metáfora con el elefante. Ciertamente jamás me había parado a pensar en ello.
    Sobre lo que nos comentas en el artículo, estoy totalmente de acuerdo contigo, aunque sinceramente creo que el peso, por decirlo de alguna manera, de la educación de los pequeños debería recaer más a los padres. Me explico. Creo que muchos de ellos precisamente lo que hacen es "cargar" con esa responsabilidad a los maestros, por lo que si el pequeño en cuestión es ese "elefante atado", es a ellos a quienes "echan la culpa", y se lavan las manos. Quizás me equivoque, pero es lo que suelo ver a mi alrededor, desde ambas perspectivas (amigos padres y amigos maestros).
    Por otro lado, los 4 pilares que nos muestras los veo ideales tanto para ser aplicados en el rol de madre o maestra, como autoaplicárnolos.
    Besotes

  • #3

    Lorena (viernes, 12 octubre 2018 13:53)

    Qué genial tu entrada! Gracias por compartir esta reflexión tan importante para las madres.
    Educar a un hijo es inculcar esos 4 pilares que comentas, un padre y una madre ejerce de maestro y de protector. Lo del símil me ha gustado mucho, somos como los elefantes y las creencias condicionan nuestra vida.