· 

Posadas... Tu has pedido o dado posada?

Para sentir el verdadero amor, 

hay que cerrar los ojos y abrir el corazón...

¡FELIZ NAVIDAD!... Mis queridos lectores, este es un post especial pues quiero compartir con ustedes parte de historia pero también de reflexión, ya que creo que en la actualidad gran parte de la tradición se esta perdiendo desde su concepto original y su significado, esto es... 

 

Las posadas se empezaron a celebrar a partir del año 1587, durante el proceso de las misas (en la religión católica), donde había pequeñas representaciones del nacimiento de Jesús, sin embargo con el paso del tiempo fueron integrándose a los cambios culturales, dando como origen a las tradicionales posadas que conocemos, las cuales inician 9 días antes en representación, a los 9 meses de gestación del niño Dios, para después proseguir con la PROCESIÓN en la cual a través de cánticos se pide posada para ingresar a la casa o al hogar al cual se esta solicitando la posada, las personas divididos en 2 grupos, unos en el interior de la casa y otros en la parte de afuera, mientras que para finalizar la celebración se llega a romper la piñata las cuales son estrellas de 7 picos que representan los 7 pecados capitales, los cuales los niños rompen cada uno de ellos, al romper la piñata la cual rellena de dulces, fruta y regalos para los que participan de la celebración teniendo como significado la lluvia de bendiciones sobre los presentes. 

 

Por otro lado tenemos la parte comercial de las posadas, la cual se trata de un establecimiento creada para dar albergue a los viajeros, que puede o no incluir alimentos, agua, sanitarios y alguno que otro servicio actual como el internet o televisión. 

 

Aunque son 2 conceptos muy diferentes creo que albergan el mismo propósito de dar hospedaje, de apoyar a quien lo necesita o lo requiere y brindar algo mas que un simple techo y una cama. 

 

 

Lo mismo ocurre en nuestra vida, dar posada a alguien es tener esa humildad de sentir la compasión, ayudar al prójimo que lo necesite, pero principalmente es albergar a alguien en nuestro corazón que puede ser un extraño, un familiar, una pareja, que tan buenos anfitriones de emociones somos, de aceptar al otro sin importar su condición. 

 

El dar posada o pedir posada muestra también la parte de tener la humildad de pedir la ayuda cuando la requerimos y como dice el dicho "en el pedir esta el dar", pues muchas de las veces creemos que exigiéndolo o dando por hecho las acciones ya las tenemos, así que es importante tener la humildad de pedirlo y no ser soberbio pretendiendo que "nos lo tienen que dar porque si". 

 

Es por eso que en esta temporada navideña ya en la última semana del año, te invito a dar posada en tu corazón a los buenos sentimientos, a los buenos recuerdos, a las buenas acciones desinteresadas y ha tener la humildad de pedir posada cuando lo requieras o necesites. 

 

Si te ha gustado este post, no te olvides de compartirlo y dejar tu comentario, gracias y nos vemos en el siguiente.